domingo, 23 de mayo de 2010

El lienzo es tu piel.


El inicio de lo que reflejas está en la salud de tu piel. En ella plasmas lo que quieres proyectar, por eso debes darle el cuidado que merece. Sí esta se ve saludable, menos cantidades de maquillaje tendrás que utilizar; mostrandte así una mujer con mucha luz, y más jovial.
Fundamental e indispensable la limpieza daria con productos especializados para tu tipo de piel, determinados por un especialista al que previamente debes visitar.
Nutre e hidrata tu piel antes de aplicar cualquier tipo de producto que pongas en tu rostro.

Consiente tu piel, para que sea tu lienzo perfecto.